24 jun. 2015

Salsa de charales con chiles catarinos


 Esta salsa también la puedes encontrar en LAS SALSAS DE LA VIDA, donde también aparece la entrevista que me hizo Tito, al cual desde aquí le doy las gracias.

Los charales (chirostoma jordani), son una especie de pequeños peces que proliferan en los lagos de México, sobre todo en el centro del país y, son consumidos desde tiempos prehispánicos.

 Son de origen marino pero invadieron exitosamente las aguas dulces. Se encuentra fácilmente en los mercados sobre todo de manera seca, aunque también hay frescos y es un alimento rico en proteína de alta calidad.



 Se cocinan de varias maneras, pero en esta receta, serán para una deliciosa salsa.

  Cuando están, secos, los charales tienen un fuerte olor, como el de los camarones secos, pero una vez hecho los procedimientos necesarios para esta receta, verán que el resultado es una salsa muy sabrosa, ideal para acompañar unos tacos, o cubrir un filete de pescado a la plancha o como su imaginación se los dicte.



Ingredientes:
15 charales secos
6 chiles catarinos
2 tomates verdes
1 diente de ajo
pizca de sal
aceite para freir (aproximadamente 30 ml)



Procedimiento:
- Primeramente, se debe arrancar la cabeza de los charales y lavarlos bien, frotando suavemente dentro de un recipiente con agua para que se le desprendan algunas escamas,  luego secar con papel de cocina.
- En una sartén con aceite, freir los charales a fuego medio - bajo, hasta que tengan un tono café claro. Reservarlos sobre papel de cocina para retirar el exceso de aceite.
- Mientras, en el comal vamos asando los tomates verdes y el ajo.
- Los chiles catarinos los vamos a usar enteros, solo le retiramos el tronco o cabeza, por lo cual solo debemos enjuagarlos con agua y secarlos bien. Poner un papel aluminio en el comal y a fuego bajo poner los chiles, cuidar que no se quemen demás. Inclusive, al final es bueno apagar el comal y con el calor restante van quedando crujientes.



- Llevar todos los ingredientes de la salsa al molcajete o a la licuadora con una pizca de sal.
- A la hora de servir, puedes servir unos charales fritos para adornar la salsa o en un plato aparte, ya que hay comensales que a la hora de hacer el taco, les gusta incluir unos charales fritos.


 - Espero te haya gustado y lo disfrutes.


 Fuente de consulta:
- Fundación Unam : http://www.fundacionunam.org.mx/ecologia/charales-a-la-mesa/

11 comentarios:

  1. Interesante receta, me encanta conocer cosas nuevas, gracias.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  2. Una salsa debe ser riquísima, cuando pequeños mi papá nos traía tamalitos de charales los venden así, son charales envueltos en hojas de elote asados y los puedes comer como gustes, son deliciosos. Me haz traído recuerdos de mi niñez tan bellos.

    Me siento orgullosa de tener una amiga como tú, eres una gran persona, siempre te lo he dicho eres mi paraguaya más mexicana que yo.

    Es una hermosa entrevista y sabes me encanto tu frase, estoy totalmente de acuerdo contigo.

    Gracias por la mención eres muy amable, te dejo un abrazo con muchisimo cariño, sabes cuanto se te quiere mi Gaby linda. Te ves muy bella con esa blusa, bonito día.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Norma, muchas gracias por tus palabras tan bonitas, me alegra mucho darte recuerdos gratos de tu infancia. Te aprecio muchísimo y lo sabes. Espero que pronto pruebes esta salsita.
      Besos

      Eliminar
  3. Coincido con Norma eres más mexicana que nosotras, esta salsa debe ser una verdadera delicia, no sabía que los chiles catarinos eran los que en el DF se conocen como chile cascabel, bueno es más hay quienes les dicen chile bola o chile mirasol, es un chile muy sabroso. Hace años que no como charales quien los preparaba era la cocinera oaxaqueña de casa de mi abuela cuando era niña, me lo hiciste recordar, creo firmemente en la memoria de los sabores. Un beso

    ResponderEliminar
  4. ¡Me ha encantado! Es fantástico asomarse a la pantalla del ordenador y descubrir siempre alguna receta nueva. No sé si en España se pueden encontrar charales (o en mi pueblo, que lo veo tela complicado) pero me encantaría probarla alguna vez

    ¡Besos mil!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Cuca! tal vez sea difícil que encuentres los charales allí, pero lo bueno es que conociste una salsa nueva :)
      besos
      Gaby

      Eliminar
  5. Mercedes, te respondí y no sé que pasó que no subió mi comentario, voy de nuevo.
    Te decía Que me alegra mucho que te recuerde a tu niñez, yo también estoy convencida de que los olores y sabores nos hacen revivir momentos.
    Yo creo que en estas variedades de chiles secos hay confusión. Por ejemplo, aqui en mi zona, el chile cascabel es más redondo y de color oscuro y, este catarino es más rojizo y tiene una ligera punta, al mirasol es el nombre que le dan en otras zonas al guajillo que no pica, al que pica le dicen puya.
    Que tengas un excelente fin de semana
    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si Gaby tienes razón, eso creo como dice Norma también, aquí parejo te lo venden como cascabel o bien tiene uno que ir a algún mercado para conseguir el catarino, igual pasa con el guajillo, de repente compras guajillo y pica terriblemente, seguro es el puya!!!! Voy a intentar ir a un mercado grande, ya a estas alturas me da flojera ir al mercado, prefiero caminar menos en el súper!!!!

      Eliminar
  6. Cierto lo que dice Gaby Mercedes, yo vivo en el D.F. desde hace 47 años (toda mi vida ) y el chile cascabel es más redondito, de hecho al moverlo se escucha como una sonaja, el catarino es este que Gaby tiene en la imagen, un poco más claro y alargadito.

    Claro en el D.F. viven personas de todos los estados del país y muchas ocasiones utilizan los nombres con los que se conocen en sus lugares de origen, puede ser por esto la confusión.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como le decía a Gaby, ambos yo creo que te los venden como si fueran el mismo, voy a ir a un mercado para comprarlos !!!!

      Eliminar